Submarinas

_MG_9259-Editar-firma2

Viaje a Formentera

Un fantástico viaje a Formentera con mi novia. Estuvimos cinco días, de los cuales tres fueron de buceo intensivo, aun así nos dio tiempo a visitar la isla y a hacer algunas fotos…

Pinchad en las imágenes para ir a la galería. :)

Jesús González Vera

Viaje a Riviera Maya

Riviera Maya, México, al otro lado del charco, nunca había viajado a través del Atlántico pero alguna vez tendría que ser la primera. Normalmente es mi novia la que organiza estos viajes, ella se encarga de ver los hoteles, los días que vamos a estar e incluso el tiempo que va a hacer. Es un trabajo tedioso y no sé si lo hace con ganas o a regañadientes, creo que a ratos una cosa y a ratos otra. jejeje.
La verdad es que viajar a este tipo de sitios te crea muchas expectativas y no quería venirme de vacío, así que me llevé gran parte de mi equipo fotográfico. Esto conlleva que el viaje ya no va a ser tan turístico y que tienes que ir cargando con una pesada mochila y el trípode por playas donde hace calor. Por supuesto no voy a quejarme de eso, lo hago con gusto y si al final el resultado me satisface no me importan en absoluto las molestias.

El viaje siempre estuvo orientado al buceo, mi novia y yo nos sacamos el certificado PADI Open Water en agosto de 2012, pero nos enganchó tanto que teníamos claro que el segundo arrecife de coral más grande del mundo teníamos que aprovecharlo bajo el agua, así que no veréis por aquí fotos de ruinas o parques temáticos (que los hay y muy buenos por allí). Teníamos planeadas seis inmersiones, pero al final hicimos ocho, hasta tal extremo nos impresionó aquello.

Ya que teníamos tan claro el objetivo de nuestro viaje me resultaba bastante molesto volverme con fotos de tierra sólo, así que decidí hacer una inversión para poder hacer fotos bajo el agua. Meter mi cámara réflex ahí abajo para mi ahora mismo es prohibitivo (nótese el ahora mismo porque no lo descarto en el futuro). Una carcasa para mi 5D se va por encima de los tres mil euros, y si ya le añadimos flashes y demás no os quiero contar. Así que me hice con una micro cuatro tercios de Olympus y una carcasa para la misma que estaba de oferta en Amazon UK, y la cosa me salió por unos 600 euros, que dentro de que es dinero, ya era un poco más asequible para mi bolsillo.

Ni que decir tiene que la playas de allí son realmente impresionantes, el arrecife llega hasta la misma orilla y sólo haciendo snorkel con tubo y gafas ya puedes ver parte de lo que allí te vas a encontrar. Nuestra primera inmersión fue a la mañana siguiente de llegar, en Xpu-Ha, a medio camino entre Playa del Carmen y las ruinas de Tulum. Tuvimos suerte y el agua estaba como un plato, la visibilidad era enorme y los guías e instructores del centro de buceo (Bahía Divers) simplemente espectaculares. La cantidad de vida que hay por aquellos lugares te impresiona, por supuesto todavía más perplejo te deja cuando visitas la isla de Cozumel y te dejas llevar por la gran corriente que hay allí, todo pasa por debajo como si estuvieses viendo una película, como si estuvieses en una cinta transportadora. Las tortugas, rayas, barracudas, meros, peces angel, globo, langostas; pasan a tu lado como si fuese lo más normal del mundo. Bucear en el Caribe era lo mejor que me estaba pasando, pero eso cambió al poco tiempo…

Por que si hay una experiencia que realmente me ha cautivado, algo de lo que me siento realmente satisfecho y que haya merecido la pena las horas de avión: eso ha sido el buceo en cenotes. Cuevas inundadas de agua dulce en las que se ha hundido el techo y entra la luz a borbotones. Visibilidad de cincuenta metros donde te da la sensación que estás flotando, literalmente. Sobrecogedoras formaciones en penumbra, contraluces imposibles y sensaciones indescriptibles. Como cuando en un túnel que comunica un cenote con otro, nuestro instructor nos hizo señas para que tapásemos la linterna que llevábamos con nuestra otra mano. Y uno a uno íbamos haciéndolo hasta que te quedas en completa oscuridad y las palabras arriba y abajo, izquierda y derecha ya no sirven de nada. Y cuando tus ojos se acostumbran a la falta de luz una penumbra azul ilumina débilmente ciertas partes de la estancia y a lo lejos ves otros buceadores pasando por una cavidad un poco más arriba. Acabas de vivir un momento mágico y eso no se te va a olvidar en la vida.

En fin, un viaje que he aprovechado al máximo y que he disfrutado mucho. Aquí os dejo unas fotos para que comprobéis de lo que hablo.

Espero que os gusten,

Pincha aquí para ver la galería.

Un saludo.